Arica Contigo Web

Defensoría Regional analizó prácticas ancestrales desde la mirada penal

La exploración legal se centró en la jurisprudencia vinculada al uso de la coca, subrayando cómo esta ley, si bien regula sustancias estupefacientes y psicotrópicas, conlleva una interpretación variada en el contexto de prácticas culturales ancestrales.

En un encuentro significativo con miembros de pueblos originarios de la región que asistieron a la jornada “Fortalecimiento de Salud con Pertenencia Cultural”, el equipo de la Defensoría Regional de Arica y Parinacota, encabezado por el jefe de la defensoría local y oficina indígena  Rodrigo Torres Diaz, junto al abogado especializado indígena Camilo Valle Zúñiga y la facilitadora intercultural Inés Flores Huanca, profundizaron sobre la crucial relación entre la salud como derecho fundamental y las diversas perspectivas de conocimiento que la rodean, como su legitima práctica.

El foco principal de esta jornada se centró en la aplicación de la normativa jurídica en casos vinculados a prácticas curativas indígenas. Desde una mirada integral, se abordó el trayecto que estas prácticas ancestrales han recorrido, desde el reconocimiento hasta, lamentablemente en algunos casos, la criminalización.

El diálogo resaltó cómo estas prácticas arraigadas en la identidad ancestral son elementos vitales para el bienestar y la integridad de las comunidades indígenas de la región. Se destacó con firmeza el derecho que estas tienen a ver preservadas y respetadas sus tradiciones curativas.

La riqueza cultural y sanadora de estas prácticas fue enfatizada como un aspecto esencial para comprender la salud en su totalidad. Desde el respeto a la diversidad de enfoques en el cuidado de la salud, se enfatizó la necesidad de establecer puentes entre el marco legal y el reconocimiento de estas prácticas ancestrales, resguardando así un derecho humano fundamental: el acceso a la salud desde una perspectiva culturalmente sensible.

El encuentro evidenció la importancia de una colaboración estrecha entre las autoridades, profesionales del derecho, de la salud  y facilitadores interculturales para lograr un entendimiento profundo y respetuoso de estas prácticas ancestrales, asegurando así un espacio donde el derecho a la salud se integre plenamente con la diversidad cultural, promoviendo la armonía y el bienestar de todas las comunidades.

En resumen, la jornada fue un paso crucial hacia la comprensión y valoración de las prácticas curativas indígenas como un componente esencial de la salud y la identidad cultural, reforzando la necesidad de proteger y reconocer este derecho fundamental en un contexto de respeto y diversidad cultural.

Ley 20.000

La Ley 20.000 regula sustancias estupefacientes y psicotrópicas, estableciendo medidas y sanciones para su producción, tráfico y consumo. Sin embargo, el uso de la coca en ciertas comunidades indígenas está arraigado en prácticas culturales ancestrales, donde se le atribuyen propiedades medicinales y ceremoniales, distanciándose de su asociación con drogas ilegales.

Este contraste entre la ley y las prácticas culturales ha generado debates y ha llevado a interpretaciones diversas en la jurisprudencia. En algunos casos, se ha criminalizado el uso de la coca bajo el marco de la Ley 20.000, mientras que en otros se han adoptado enfoques más comprensivos y respetuosos hacia estas prácticas ancestrales.